Lee - Artículos

Los discos de mujeres que cambiaron mi vida
Los discos de mujeres que cambiaron mi vida

Desde Shakira a Playa Gótica, las ruidosas Tiare Galaz, Bárbara Carvacho, Macarena Lavín y Francisca Valenzuela nos compartieron su selección de discos por mujeres latinoamericanas más importantes para ellas.

 

En noviembre 2017 tuvimos nuestro panel de conversación “Escuchar sin Prejuicio: Re-escribiendo el rol de la mujer en la música” en el marco de la feria Pulsar en Santiago de Chile.  Conversamos con mujeres profesionales de la industria de la música  sobre los roles y estereotipos en el mundo de la música y la posibilidad de crear nuevos estándares de lo que se considera trascendente e importante culturalmente.

Sobre el escenario de festivales hay poca participación femenina. En los premios aún menos. Pero esto no sucede porque no existan, más bien porque son marginadas y los números lo confirman:

👉 La revista Rolling Stone US publicó su libro de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos y solo 7,6% de los discos son por mujeres.

👉 En nuestra investigación sobre festivales latinos, solo un 20% del talento en escenarios eran proyectos con mujeres o de mujeres.

👉 Entre las 25 canciones chilenas más escuchadas del año, solo 3 son mujeres.

👉 Spotify publicó los 10 discos más escuchados en 2016. De estos, sólo uno es realizado por una mujer.

Uno puede decir qué importan las listas o los números, pero importan porque los números nos muestran una realidad que se repite: la falta de mujeres, ayer y hoy.

Pero hoy, afortunadamente estamos frente a un cambio de paradigma en el mundo de la música. Se está transformando cómo se consume, dónde se consume, quién la hace y cómo se hace. Se está remodelando la idea de quién dice qué vale la pena escuchar, qué es lo que es “bueno”, “importante” o “verdadero”. Tenemos la oportunidad de cuestionar estos cánones y roles para ampliarlos, complementar los anteriores y crear los propios.

Uno de los ejercicios que nos inspiró a esta conversación fue el outlet norteamericano NPR, que, en respuesta a la carencia de mujeres en los discos seleccionados de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos. De estos, sólo un 7,6% correspondían a discos de músicas mujeres, por lo que crearon un listado de los 150 mejores álbumes hechos por mujeres*.  

Para Ann Powers, crítica y periodista de NPR, una forma de entender las listas es con el fin de comenzar una nueva conversación. Y así ha pasado. Tal como dice Wesley Morris, crítico para New York Times que durante todo el verano de 2017 escuchó 150 álbumes de mujeres*, se dio cuenta que “para deconstruir un cánon, alguien debe construirlo”. Y, claro, aquel patrón y norma que se repite y naturaliza es protagonizada por hombres (y preferentemente blancos).

A raíz de esto, invitamos a algunas de nuestras panelistas a hacer su propia selección de los discos de mujeres latinoamericanos más importantes para ellas. Ponte los audífonos, hazte un café, cierra los ojos y abre tus oídos.

 

Primero, gracias por invitarme a hacer este ejercicio. Fue muy bonito revisar estos discos, pensar en todas las mujeres músicas que disfruto escuchar y finalmente armar este listado. Quisiera repetir el ejercicio con el paso de los años, me parece muy estimulante y estoy ansiosa de revisar las listas de otras chicas y descubrir discos.

Elegí mis discos favoritos, más allá de la importancia que tienen en términos históricos para la música latinoamericana (me falta conocer mucho como para hacer una lista en esos términos). Son discos que me han emocionado una y otra vez, discos a los que vuelvo cada tanto, repasando detalles, advirtiendo mensajes nuevos o capas de sonido que no había tomado en cuenta. También son discos que presentan universos sensibles, a veces complejos y profundos, que incitan estados reflexivos, melancólicos, revisionistas. Al escucharlos todos juntos durante estos días, pude sentir que hay una especie de hermandad, algo que une a cada creación con la otra, una sensibilidad a la que debemos poner atención. Esta música ha sido compañía y casa para mi, gracias por permitirme recordarlo.

🔹 Javiera Mena “Primeras composiciones 2000-2003”
🔹 Violeta Parra “Las últimas composiciones”
🔹 Rosario Bléfari “Estaciones”
🔹 Juana Molina “Halo”
🔹 Marina Fages “Dibujo de rayo”
🔹 Vero Gerez “Parhu”
🔹 Violeta Castillo “Errows de tipeo”
🔹 Natisú “La historia”
🔹 Chini & The technicians “En el fondo todo va bien”
🔹 Natalia Lafourcade “Hu-hu-hu”
🔹 Los Valentina “Señoras”
🔹 Colombina Parra “Detrás del vidrio”
🔹 Elis Regina “Elis & Tom”
🔹 Sobrenadar “1859”
🔹 Bonus (porque la queremos mucho por acá) Christina Rosenvinge “La joven dolores”

 

No hay nada más inspirador para una “músico” escuchar una banda femenina. Hay algo de enganche, de compañerismo innato, de piel. Como periodista también. Es más simple descifrar el lenguaje que usan, más directo, menos pedregoso. Hay más instinto y menos racionalidad con los instrumentos. No por eso son menos profesionales que los hombres, son solo aproximaciones diferentes e igualmente valiosas. Para este ejercicio decidí recomendar discos nuevos.

Las Robertas son de Puerto Rico y cantan en inglés, lo que les ha valido una mayor cobertura en su difusión en EE.UU. y Europa. El surf rock que viene de vuelta en los últimos años es algo que en que manejan a la perfección junto con el rock alternativo noventero en este tercer disco, Waves of the new.

Luego de estrenar el EP de Tormenta (dúo que forma con Cristián Heyne) Begoña Ortúzar liberó sin ninguna fanfarria y más bien tímidamente 4 canciones a base de piano y voz susurrante, echando mano al pop más fino. Hay constantemente esa necesidad de otro en las letras que hacen que su escucha sea encantadora. Al final del EP hay un cover fascinante del calipso “Despedida en Jamaica”, original de Harry Belafonte

Juanita La O se tomó su tiempo para terminar su disco debut para que quedara perfecto. Su voz hipnotiza, invita y acoge como un buen abrazo de contención mientras brillan las melodías folk y country de otra era.

Niña Tormenta con su disco LOZA te lleva a su casa a tomar once, conversar y recordar épocas pasadas entre lo cotidiano y lo profundamente emocional. El ukelele, el bombo y la voz suave de Tiare Galaz envuelven a cualquiera en un mundo interior que hay encuentros y pérdidas.

Playa Gótica tiene el pop que todos queremos. Sirve para bailar a ojos cerrados al mismo tiempo que para encandilarse y viajar en el tiempo entre el post punk de fines de los 70s y la actualidad. El carisma de Fanny Leona es sorprendente, y cada pisada suya en los escenarios se la vive como si fuera su última oportunidad. Si esto está empezando, que lindo es mirar al futuro con esta banda de fondo.

🔹 Las Robertas “Waves of the new”
🔹 Begoña Ortúzar “Siempre estoy a punto de llorar”
🔹 Juanita La O “Mas a tierra”
🔹 Niña Tormenta “LOZA”
🔹 Playa Gótica “Amigurumi”

 

🔹 Juana Molina “Rara” (1996)

Cuando Juana Molina decidió dejar su carrera de actuación y arriesgarse a ser música, la lejana Argentina de 1996 fue la primera crítica en su camino. En plena cúspide actoral, la multifacética artista tomó la posibilidad de componer estas diez canciones que le dan vida a su debut discográfico, y tal como dice el nombre, fue Rara. En archivos de la época queda en claro cómo la prensa especializada estaba dispuesta a hablar de cualquier cosa menos de la apuesta sonora que Molina estaba presentando a punta de guitarra y teclado. A pesar del pánico inicial y de tener que sacarse el estigma de su programa ‘Juana y sus hermanas’ (canción-cortina que es parte de esta entrega), Rara es la piedra inicial de una aventura que hasta el día de hoy sigue sorprendiendo, con una experimentación de envidiar y una observación digna de pasar a la historia como una de las cantantes contemporáneas más interesantes de su camada.

🔹 Shakira “Dónde están los ladrones?” (1998)

Sólo se necesitan cinco segundos de este disco para viajar en el tiempo, o al menos eso significa para mí. En cuanto ‘Ciega Sordomuda’ comienza la Bárbara del pasado se para frente a la tele y sueña con tener los pantalones de cuero y las trenzas de Shakira: ídola indiscutida de los jovencitos nacidos en los noventas. La historia sigue sola, y tracks como ‘Si Te Vas’, ‘Moscas en la Casa’, ‘¿Dónde Están los Ladrones? y ‘Ojos Así’ se hicieron parte de la primera vida de, no sólo de la responsable de Pies Descalzos, también de los muchos que entre cantantes de habla inglesa y monitos animados abrimos los ojos a la colombiana que hoy decora corazones rotos y telenovelas. El disco en español más vendido de Shakira y el que más cariño guarda en mi corazón pre-adolescente.

🔹 Ivy Queen “Diva” (2003)

Señoras y señores, bienvenidos al party. Entre Omares y Daddys, la única mujer que recuerdo como un éxito de fiestas escolares y primeros perreos intensos es la reina, la caballota, Ivy Queen. La cantante puertorriqueña enseñó a punta de dembow que una puede bailar hasta abajo sin ser este ritual una invitación a la cama, porque al final, una es la que manda. Además de contener este himno, Diva fue el primer éxito comercial de la artista, tras dos discos de mala crítica que se revirtieron con este boom que llegó a Estados Unidos rápidamente. Ahora no hay nada más satisfactorio que gritar al unísono con Ivy: “mujeeeres, a la disco a perrear”, porque nosotras somos las reinas del baile.

🔹 Selena “Amor Prohibido” (1994)

El último álbum de Selena en vida y la entrega latina más vendida de todos los tiempos. Amor Prohibido es un hito más allá de lo que signifique para cada uno, ya que con este disco Selena se convirtió en la única mujer que ha logrado ser número uno en el Hot Latin Tracks de Billboard por los cinco sencillos que dejó esta placa publicada durante marzo del 94. Inspirada en la historia de amor de sus abuelos, en sus propias pasiones, con apuestas simbólicas como ‘Techno Cumbia’ y la fiesta que es ‘Bidi Bidi Bom Bom’, Quintanilla dejó el legado de la ranchera, la balada, el pop y la cumbia mexicana-estadounidense perpetuado para siempre.

🔹 Javiera Mena “Mena” (2010)

“Todas las canciones escritas y compuestas por Javiera Mena” se lee en Mena. Javiera Mena ya pasó a la historia sin duda alguna, y su discografía tiene para todos los gustos. De un cálido comienzo a una guerra de espadas y sintetizadores en su última entrega, Mena se oye como la transición perfecta entre tocar la guitarra en la pieza y enfrentarse a un público de más de mil personas. Reina del pop nacional y su camada del 2010, Javiera se luce en este álbum tremendo de nueve canciones, entre ellas los indicios de baile que da en ‘Hasta la Verdad’ y la suavidad dolorosa que significa ‘Un Audífono tú, Un Audífono Yo’. Un disco para abrazar y atesorar, esa calma que se siente antes de que la esperada tormenta explote.

🔹 Gilda “Corazón Valiente” (1995)

Mezzosoprano diosa de la cumbia. Luchando contra el mundo, la argentina tomó control de su vida y llegó al mundo del espectáculo para ser protagonista de una corta pero exitosísima carrera que dejó como último álbum el Corazón Valiente. Disco de oro en Argentina y doble platino, todas las joyas para Gilda que sonará hasta el 3060 con ‘Fuiste’ o ‘Ámame Suavecito’. La abanderada de la bailanta tiene obras, libros, películas en su honor, y el legado eterno del ritmo tropical mezclado con la desesperanza de ser mujer en un mundo lleno de hombres que esperan controlar tus pasos, y por supuesto, tus presentaciones. La cumbia es eterna, y sin duda, Gilda también.

🔹 Ultrasonicas “Yo fui una adolescente terrosatánica” (2001)

Garage, punk, rock, surf directamente desde México, hecho por mexicanas. Jenny Bombo, Suzy Vox, Jessy Bulbo y Ali Gua Gua conforman a las Ultrasónicas, un grupo de chicas dispuestas a romper todo, que entre ensayos y micrófonos de mala calidad, graban un disco llamado Yo Fui Una Adolescente Terrosatánica. Eran los 2000 y las chicas, llenas de ironía y ruido, dejaron en la historia de la música joyas como ‘Dame Chela’, ‘Vente en mi boca’ y la más re-tocada ‘Quiero ser tu Perra’. ¿Por qué están en esta lista? Simplemente porque se lo merecen. Letras pegajosas, la droga, la violencia que se vive, y todo el desorden que conlleva la adolescencia aunque nos hagan creer que tenemos que decorarla con baladas románticas vacías. Pero no, ser adolescente no sólo es llorar por un falso amor, también es coverear a Black Sabbath y cantar honestamente sobre tus primeras incursiones sexuales.

🔹 Mercedes Sosa “Canciones con Fundamento” (1965)

Cómo pasar por la categoría de mujer-artista-latina-histórica sin mencionar a la voz de la gente. Mercedes Sosa tiene una cantidad de matices exquisitos que hacen de su obra un esencial en el legado de nuestras canciones. “Esta obra no es sólo un disco: es un testimonio. Mercedes no es una cancionista al uso, es una mujer que canta. Una mujer de esta Argentina que somos”, se lee en el disco editado en 1965 con re-edición de una década después. “El trabajo, el dolor, la rebelde esperanza y la altamente desmesurada alegría de vivir” suena en cada pieza de este, el fundamento de sus canciones: un paseo por el Paraná, una zamba a la distancia o una visita del viento duende en esta entrega que sirve de vehículo de comunicación entre distintas regiones de América Latina. Parte de la historia y de nuestro fundamento.

🔹 Natalia Lafourcade “Hasta la raíz” (2015)

Arreglista y activista. Natalia Lafourcade me ha acompañado más de lo que puedo recordar. Ya en el 2002, la mexicana dio que hablar con su sencillo ‘En el 2000’, hit seguro para una jovencita como yo viendo a otra jovencita cantando sobre cómo no queríamos ser. La historia se pudo quedar ahí, con un montón de canciones pop dispuestas para quienes miraban MTV, pero Lafourcade mutó de solista a banda junto con La Forquetina y el camino sólo trajo flores. En Hasta La Raíz, la compositora demuestra que todo lo que no quería en el 2000 se transformó en ganancia para el 2015, cuando este disco arrasó con todo premio que se le puso al frente, y también con nuestros corazones. De pronto es adulta frente a nuestros ojos, tal como una, y es un ser precioso con mucho para decir con esa voz difícil de olvidar y esas frases dignas de imitar. Tú me haces sentir bien, Natalia Lafourcade, eres un baile incontrolable, y uno muy honesto.

🔹 Chavela Vargas “La Llorona” (1994)

No es mexicana ni se llama Chavela, pero es la legenda de las rancheras de dicho país. Pero es mucho más que tradición hecha canción, porque Vargas es la historia de la pasión tardía, esa de darse cuenta con la vida ya en caminada de lo que te mueve, y lo que te mata. Aún cuando su carrera nace por el cuarenta, este disco de 1994 muestra la madurez de los clubes finos del comienzo de la aventura, el tequila de las rancheras, su condición sexual, sus amores ocultos y los polémicos, su paso por Hollywood y la soledad del alcohol, su relación más peligrosa. Poncho rojo y su voz que desgarra dispuesta para todas las mujeres que tendremos para siempre a La Llorona gritándonos ‘Toda una Vida’.

🔹 Aterciopelados “El Dorado” (1995)

Un emblema del rock en español y con una mujer llena de óvulos como frontwoman. Andrea Echeverri tomó el foclor de su natal colombia y le puso garage para sorprender con 16 canciones inolvidables, como ‘Florecita Rockera’, ‘Bolero Falaz’, ‘De Tripas Corazón’ y ‘Si no se pudo, pues no se pudo’. En este disco, el rol de la mujer deja el de la damisela en apuros, reconstruye su corazón a punta de cola fría y sale a pasear por una infinidad de estilos sorprendentes para la época. Echeverri estuvo hasta la coronilla, dejó en claro que nadie era su media costilla ni mucho menos la octava maravilla, y con este éxito transformó la imagen de cantante de banda en una llena de raíz y fuerza.

🔹 Violeta Parra “Composiciones para Guitarra” (1999)

Nunca sé qué escribir de Violeta Parra porque pensar en ella me abruma. Me provoca una confusión interna importante. Se me desgarra el corazón mientras se llena de amor. Me siento violenta y delicada, inmensa-pequeña. Me da pudor caer en datos de libro de colegio tanto como contar las primeras anécdotas que tuve con ella. Esta elección va porque es el punto máximo de esta dualidad que provoca. Dualidad digna de este país. La Anticueca y el Tema Libre son la representación más precisa y hermosa que he encontrado para nuestra historia. Creo que no lo-la merecemos, aún así está aquí, estoica siendo eterna aunque no quieran, aunque hayan tratado de cambiarle la rabia por la debilidad. Composiciones para guitarra y composiciones para el alma.

 

🔹 Julieta Venegas “Bueninvento”

De mis cantantes  y compositoras favoritas. Este disco resonó muchísimo conmigo -Casa Abandonada, el cover de Siempre en mi Mente- y la producción de Julieta junto a Gustavo Santoalla me cautivó e inspiró muchísimo. Además, el primer gran concierto de mi carrera fue telonear a Julieta en el Teatro Caupolicán en una de sus visitas por Santiago. Fue una tremenda oportunidad y fue muuuuy emocionante. Además de admirar los atributos musicales de Julieta comomo músico, compositora, cantante, etc-, admiro su autenticidad, humor y la longevidad de su carrera. Un gran referente.

🔹 Shakira “Dónde están los ladrones?”

Uy. Discazo. Una gran obra pop con contundente delicioso contenido lírico -que creo que tocó a muchas de mi generación- de principio a fin. Creo que influyó mucho mis composiciones desde el aspecto lírico -tomar la letra de una canción como una confesión, como un desquite, no tenerle miedo a la verborrea, la letra como un tetris que encajaba con precisión- no sobraba una sílaba ni faltaba una palabra ni sentido- y a ser directa. También me marcó la idea de ser “rockera”: una mujer pop, conocida, con canciones masivas, que componía, toca instrumentos y ¡hablara de Jean Paul Sartre en sus letras! Jaja Shakira forever desde el día uno hasta hoy 😉

🔹 Natalia Lafourcade “Casa”

Adoro este disco de Natalia. Es tan lúdico y ecléctico. Me inspira muchísimo. Me encanta la exploración musical de Natalia en esta etapa y la búsqueda por crear mundos y visiones musicales; paisajes llenos de una diversidad de momentos e instrumentitos. Admiro el camino artístico de Nati -como ha crecido como artista y músico e intérprete y ha creado un cuerpo de trabajo que la constituye como la reconocida artista que es hoy.

🔹 Mecano “Descanso Dominical”

Este álbum -bueno, ahem!, cassette- me mostró (junto a mis otros como Silvio Rodriguez, Sui Generis, Charly García y Los Jaivas o los Inti Illimani) que se podía escribir sobre todo y cualquier cosa. Que las canciones son historias, que construyen mundos y que te transportan. Que te permiten encarnar otros personajes y otras realidades. Dali, Mujer contra Mujer y Laika eran de mis favoritas. Retrocedía el cassette y las repetía una y otra vez. La producción musical de Mecano siempre me ha alucinado también – la elegancia de sus arreglos, lo atrevido de algunas de sus estructuras en las canciones, las armonías vocales, los espacios, la combinación entre duro y suave, luz y sombra.

🔹 Ximena Sariñana – “Mediocre”

Este disco lo encuentro bellísimo. Un acierto lírico y de producción. Cuando escuché, “Sintiendo rara” o “Mediocre” me emocioné e identifiqué mucho. Escuchaba este disco en mi mp3 en un megamix mujeres cantautoras (Frou Frou, Fiona Apple, KT Tunstall, Tori Amos, PJ Harvey) cuando iba en el metro y la micro (siempre tengo la idea de que era invierno y de noche? jaja)  Con el paso del tiempo Xime y yo nos volvimos amigas y colaboradoras. Giramos juntas por México y hemos compuesto canciones para su nuevo disco. Hemos pasado horas en conversación y comida (de nuestras cosas preferidas). Sigo inspirada y aprendiendo de su carrera, sus letras y composiciones, como también con su apertura a nuevos desafíos y roles. Además de cantar y componer, es actriz y productora de música. Ahora, madre.

🔹 Ella Baila Sola “Ella baila sola”

Con mi amiga Camila cantábamos Ella Baila Sola en sexto básico de manera obsesiva. Mi mamá nos ayudaba a sacar las segundas voces de las canciones sentadas con la guitarra -me sabía ya algunos acordes- y pasábamos las tardes sentadas en el living de la casa cantando y creyéndonos Ella Baila Sola. Creo que por osmosis y repetición este disco me enseñó sobre lo eficiente y simple que tienen que ser las canciones pop en estructura y melodía.

🔹 Makiza “Aerolíneas Makiza”

Genialidad pura. Las letras, los ritmos, el comentario social y político, la belleza, el humor. Un disco que dispara verdades con precisión un tema tras otro. Ver y escuchar una MC como Ana, además, fue algo que me inspiró mucho y llenó de fuerza.  

🔹 Violeta Parra “Las últimas composiciones”

Qué se puede decir de Violeta Parra. Su obra me llena de alegría y de pena, de felicidad y de sufrimiento cada vez. Violeta Parra pone énfasis en lo micro y en lo individual y a lo vez del colectivo y lo macro. Creo que nadie queda inmune a su música – entiendan español o no. Es esta dualidad en la música y letra de Violeta Parra que me cautivó y activó tanto, -la idea de que alguien pudiera escribir Mazúrquica Modérnica y Maldigo el Alto Cielo me parecía impresionante. Esta dualidad – fuerza y vulnerabilidad, amor y sufrimiento, crítica y celebración, belleza y dureza

🔹 Jarina de Marco “STFU”

Jarina es la reina de la melodía y el hook vocal. Hace algo rico y taquilla con lo que sea (canciones de cuna, dichos populares, da igual) y lo hace navegando inglés y español y spanglish sin ningún problema. STFU es un single y se desprende de su disco que está en camino (advertencia: ¡se viene bueno bueno!). Es una artista multicultural y bilingüe con actitud, fuerza y una visión y propuesta clara. He aprendido mucho de ella sobre cómo decir mucho con poco (vocal y líricamente) y a no ser tan frágil y seria con el proceso creativo. Además, es de las mujeres más feministas y potentes que he conocido.

🔹 Nicole “Esperando Nada”

Me compré este cassette en una feria cuando llegué a Chile de chica. Era un cassette pirateado con la portada de fotocopia en blanco y negro. Le pinté el pelo amarillo y los labios rojos a la Nicole fotocopiada de mi cassette y le puse play sin parar. Grandes canciones pop y una gran voz del pop! Sin Gamulán, Extraño Ser y Tres Pies al Gato eran de mis favoritas. Eventualmente, cuando empecé a cantar mis canciones en público y a perseguir una carrera musical en Chile -tenía como 18, 19 años- contacté a Nicole. Mi amigo Marcelo me dio su email y la invité a un café. Ella aceptó y generosamente me respondió todas mis preguntas. Yo figuraba con papel y lápiz preguntando “¿qué es un productor musical? ¿cómo se hace una carrera de solista?” y así sucesivamente.

Y algunas otras:

🔹 Mala Rodríguez “Alevosía”

🔹 Lucero – “Solo pienso en ti”: Electricidad lo cantaba con cepillo de pelo mirándome al espejo.

🔹 Gloria Estefan “Mi tierra”

🔹 Mercedes Sosa “30 años”: Sonaban en mi casa sin parar. El soundtrack de mi infancia del fin de semana.

Escucha la playlist completa aquí ☝️

Colabora con nosotras

Buscador