Lee - Artículos

KEXP y Ruidosa presentan «El abanico multidimensional de Kali Uchis»

Por Albina Cabrera

Como sudamericana viviendo en los Estados Unidos, tengo referencias diferentes sobre las típicas nociones norte – sur. Como mujer y music lover, tengo la fotografía bien clara de nuestro lugar en los escenarios musicales del mundo a lo largo de los años. Como periodista musical latinoamericana, vengo sintiendo una apasionada atracción hacia la historia de la nueva generación de artistas mujeres que, Sin Miedo, están reinventando las reglas del juego. Este equipo continental, está creando música que ya es parte de la historia que leeremos en el futuro y lo están haciendo en un presente donde impera usar toda plataforma de expresión existente para abonar ideas de libertad y un sentido de identidad que escape a lo monolítico. 

Para mí, Ruidosa  fue de los primeros faros musicales que forjaron mi identidad y mi criterio curatorial y periodístico. Junto a KEXP ya habíamos tenido la posibilidad de conversar con Francisca Valenzuela, creadora de esta red, sobre las investigaciones que nos cambiaron las ideas para siempre. Por eso, a cinco años de su creación, me resultó más que necesario volver a convocarlas para esta vez contar la historia juntas, mientras seguimos celebrando este aniversario y todos los que vendrán. ¿Quiénes son estas nuevas voces en clave sudamericana y qué se siente crear un mundo propio cuando no te sentís de ninguna parte? 

En esta edición especial, tenemos el placer de haber conectado desde Seattle a Colombia, Chile y Argentina para mostrarte tan solo un fragmento del arrollador y sensual crucero musical del momento llamado KALI UCHIS. Después de haber lanzado el segundo álbum de su carrera, Sin Miedo (del amor y otros demonios) ∞ y el primero enteramente en español, la cantante y compositora nacida en Virginia y criada entre Colombia y Estados Unidos, nos abre las puertas de su hogar para conversar sobre identidad y alma musical en un episodio especial de Ruidosa Radio: Mujeres que Hacen Ruido, tu podcast favorito.

Este artículo lo puedes leer en inglés en KEXP.ORG y en español en el sitio de RUIDOSA.

 

Kali Uchis viene de ganar su primer Grammy a principios de este año después de que su colaboración con KAYTRANADA, “10%”, fuera premiada como Mejor Dance Recording. Además su canción “Telepatía” es un éxito mundial tras viralizarse vía Tik Tok, ubicándose en el número 1 en la lista de Nuevos Artistas Emergentes de Billboard y en el número 12 en el Global 200, con más de 278 millones de transmisiones globales hasta la fecha. Con un promedio de más de 4 millones de reproducciones por día, la pista también ocupa el puesto número 2 en la lista México 200 de Spotify, el número 7 en el Global 200 y el número 11 en los 200 de EE. UU. En Youtube el panorama no es distinto, Kali Uchis dirigió el videoclip del hit “Telepatía” filmado en su ciudad Pereira, en Colombia, que lleva casi 28 millones de reproducciones.

Con todo este éxito, Sin Miedo encuentra a Uchis mirando su propia historia personal. Su segundo disco la llevó a explorar la música que la acompañó durante su juventud. Esto marcó tanto su proceso artístico como su crecimiento como persona.

“Este proyecto era más que todo un homenaje a toda la música con la que crecí y que amaba”, dice Kali. “Tratando de no solo mostrar respeto a estos artistas, sino también mostrar la gama completa, el abanico multidimensional de Kali Uchis. Porque siento que tiene tantos géneros diferentes, pero muchos de estos géneros no los había tocado de la forma que lo hice en este álbum. Siendo una mujer que tuvo su niñez en una mezcla total entre los Estados Unidos y Colombia, mis primeros años de educación fueron allí y aprendí a escribir y leer en español antes que en inglés, esto ha tenido un papel muy importante no solo para la persona que soy, sino también para la artista Kali Uchis.”

Desde niña Karly-Marina Loaiza sabe que tiene un don que ni su familia ni amigas tienen.“Una bendición” dice ella, un regalo de Dios al que tiene que aprovechar al máximo. Hija de inmigrantes colombianos, Kali Uchis encontró en el movimiento permanente de territorios su partida de nacimiento outsider y la clave para crear su propio mundo con reglas multiculturales y claro derecho de admisión: la libertad.

“Cuando me puse por primera vez el nombre Kali Uchis, cuando decidí hacer música por primera vez, yo estaba en Colombia porque todavía tengo mi casa, mi familia y mi vida allá. Entonces, eso ha sido algo que siempre estuvo presente y hace que tenga total sentido que mi segundo disco sea este.”

Francisca Valenzuela entiende a la perfección esta dualidad y cotidianidad en Spanglish que nos comparte su par colombiano. Ambas son estadounidenses-sudamericanas viviendo en Los Ángeles y son voces claves para describir este nuevo sonido y generación. Es por eso que Fran se interesó especialmente en preguntarle sobre la construcción de esa visión artística y sobre cómo proteger la libertad creativa mientras te vas convirtiendo en alguien más exitoso.

“Todo empieza con alma”, nos dice Uchis. “Hay muchas personas que me preguntan, ¿en qué momento decidiste ser un artista? Yo no creo que sea una decisión que una persona tome, simplemente naces artista y decides si quieres o no asfixiar tu alma y conformarte con hacer otras cosas que no te alimentan o no nutren ese artista.”

“Para mi esto es una bendición. Desde que era niña sentí que Dios me dio todo lo que estaba dentro de mí por una razón. Sería como una falta de respeto a Dios que no usara las visiones y las cosas que puso en mí. Entonces, como una persona y como una mujer, eso fue lo más difícil para mí. Cuando yo era una adolescente estuve tratando de entender todo sobre mi cuerpo y mi existencia pero, como artista, yo siempre supe quien era.”

«Desde mis inicios tuve mi propio estilo y siempre me sentí como ‘ni de allá ni de acá’. En Virginia siempre me decían ¿y tú de dónde eres? tú no eres de acá. Fue algo muy grande en mi proceso el entender que yo siempre me sentí fuera de lugar y eso contribuyó a que yo intentara crear un espacio para mí, un mundo para mí. No fue como que ‘ah, Kali Uchis va a ser esta cosa’. Solo fue como, soy esta persona, soy artista, tengo un montón de influencias porque mi vida ha sido única.”

Para Kali Uchis el apoyo más grande lo ha recibido de la comunidad latina y la comunidad LGBTIQ+. Su padre la lleva desde muy pequeña a los Pride Parades de Washington DC y toda su familia se encuentra por fuera de la heteronorma. Además, desde sus 14 años está en el ambiente musical y aprendió a hacerse respetar como mujer y como artista. Consciente de eso, sabe que ahora su mensaje le llega a millones de jóvenes en todo el mundo y por eso intenta usar sus plataformas para motivar, brindar mensajes de amor propio y animar a las juventudes a que sientan orgullo de sí mismos porque tener orgullo de la persona que eres es lo más importante que se puede tener en la vida”.

“Cuando yo veo niñas que están empezando sus carreras o niñas, no importa a lo que se dediquen pero que son más jóvenes que yo, yo siempre siento una responsabilidad de platicar con ellas, darles consejos y ayudarles en lo que puedo porque  cuando yo estaba empezando, no tuve lo mismo para nada. Entonces si, son hombres que te tratan horrible, mujeres que te tratan horrible y muchas personas que quieren aprovecharse de usted, del hecho de que eres una persona joven que tiene ideas. Hay muchas personas que no tienen ideas. Hay muchas personas que no tienen una identidad. Los primeros que se dan cuenta quienes son artistas, son las personas de la industria. Quieren contratarte, quieren promocionarte, quieren llevarse tus ideas, quieren sacarte tu estilo, quieren lo que tú tienes naturalmente. Creo que eso fue el reto más difícil para mí y para muchas niñas que están empezando que tienen una identidad muy clara.”

Kali Uchis lanzó su álbum debut Isolation en 2018. Ya cuenta con colaboraciones junto a Tyler, The Creator; Daniel Caesar; Gorillaz y Snoop Dogg. Para su segundo álbum, contó con la ayuda del puertorriqueño Tainy en producción e incluye artistas invitados como Rico Nasty, el cantautor puertorriqueño Jhay Cortez, el canadiense PartyNextDoor y el dúo de reggaeton de Puerto Rico Jowell & Randy. El álbum abre con la canción “La Luna Enamorada”, un cover de la agrupación cubana de los sesentas llamada Los Zafiros. 

La autora de Sin Miedo (del amor y otros demonios) ∞ tiene pensado salir de gira para el otoño estadounidense y acaba de anunciar que hará una colaboración con la artista SZA a quien admira mucho. Sin lugar a dudas, la capitana de nuestro crucero musical onírico pareciera tener su destino preescrito pero hasta que tengamos una confirmación de la existencia de la magia, podemos decir que el secreto de Kali Uchis es mantenerse fiel a sí misma.

Colabora con nosotras

Buscador

A %d blogueros les gusta esto: